ContraVientoYMareaV3.jpg

La Asociación Latinoamericana de Educación y Comunicación Popular (ALER) con el apoyo de DVV International presentan la campaña #ContraVientoyMarea, 20 producciones radiofónicas educomunicativas que relatan testimonios de docentes y estudiantes del programa de Educación de Personas Jóvenes y Adultas (EPJA), experiencias inspiradoras en Colombia, Ecuador, Perú, y Venezuela en el contexto de la pandemia, temores y alegrías para estudiar más allá de las dificultades.

Para más información sobre el proyecto Aquí: https://alereducacion.wixsite.com/aler

El equipo humano que trabajó en las entrevistas y producciones son:

  • Andrés Ramos: Colombia
  • Lola García: Ecuador
  • Andrés Javier Mamaní: Perú
  • Wirmerlis Villalobos: Venezuela

TE PRESENTAMOS SUS TESTIMONIOS

 

#ContraVientoyMarea(8).jpg

Bety Hurtado es de Quito - Ecuador, tiene 45 años, estudió economía en la Universidad Central del Ecuador. Ahora es profesora en el Instituto Radio Fe y Alegría – Irfeyal. Su experiencia dentro de la educación a distancia es vital para continuar enseñando a personas jóvenes y adultas. Las diferencias que encuentra Betty entre la formación tradicional y las extensiones educativas son los y las estudiantes, pues no cumplen tareas sino sueños.

A lo largo de su trayectoria como profesora, Bety recuerda a su alumno, Aveiga, tenía 84 años. “Era una persona que trabaja en el campo, sus manos eran rústicas. Tenía dificultades para usar la computadora y poco a poco, lo logró”. Aveiga estudió en Irfeyal desde la primaria hasta ser bachiller.

Bety comenta que los tiempos de sus estudiantes se dividen entre el trabajo, la familia y estudiar, aunque las limitaciones al acceso tecnológico son evidentes, existen motivaciones por parte de los y las docentes hacia las personas jóvenes y adultas que no se rinden por sus sueños.

Crédito de Foto: Contra Viento y Marea

Producción: Lola García, ALER- Ecuador con el apoyo de DVV International

#ContraVientoyMarea(7).jpg

Luis Bonilla, Doctor de Ciencias de la Educación, es nativo de Rubio del Estado Táchira en la frontera con Colombia, tiene 58 años y ha trabajado en educación popular desde los 14 años.  Ahora realiza trabajo con jóvenes en conflicto penal con la ley desde la educación básica, agrícola y técnica.

Luis considera que el proceso de enseñanza de alfabetización en las zonas rurales fue determinante para forjar su carrera profesional y comprender la Educación de Jóvenes y Adultos, sobre todo con jóvenes en conflictos con la ley. “Los jóvenes institucionalizados que el estado los asume cuando están en conflicto penal con la ley son los olvidados, los invisibles del derecho a la educación, con los cuales en América Latina tenemos una deuda”.

Luis sostiene que los programas de formación docentes son conservadores para comprender las realidades porque han olvidado la empatía, respeto y autonomía que necesitan las personas jóvenes. También es crítico sobre las medidas que se han utilizado en Venezuela por la pandemia respecto a la Educación.

Crédito de Foto: Contra Viento y Marea

Producción: Wirmelis Villalobos, ALER - Venezuela con el apoyo de DVV International

#ContraVientoyMarea(5).jpg

Isidro Honorio Luis Cuayla tiene 58 años de edad, nació en el Distrito de Cuchumbaya, una zona aymara de la parte alta de Moquegua en el Perú. Vive en la Amazonía y trabaja en el CEBA (Centro de Educación Básica Alternativa). A pesar de la preocupación por la deserción estudiantil en el contexto de la pandemia de la COVID-19, Isidro ha afrontado los límites de la conectividad y tecnología para continuar con las clases.

Isidro nos cuenta sobre su experiencia en la Educación para Jóvenes y Adultos, además de las adversidades que enfrentan los y las estudiantes para no abandonar las clases virtuales. “La situación económica para obtener megas es un inconveniente… los estudiantes del CEBA son personas de escasos recursos”

Isidro afirma que inició en la docencia en 1961 y tiene 41 años de servicio en las aulas, comenta que todo ha cambiado en Moquegua desde que se presentaron las primeras personas infectadas. En los meses de julio y agosto  existió mucha zozobra. También los  y las docentes del CEBA fueron capacitados para impartir clases a distancia. “Al comienzo de la pandemia respondieron mejor, les ha llegado el cansancio, no veo ese ánimo como al comienzo”.

El sueño del profesor Isidro es enseñar a las personas más necesitadas.

Crédito de Foto: Contra Viento y Marea

Producción: Andrés Javier Mamani, ALER- Perú con el apoyo de DVV International

#ContraVientoyMarea(4).jpg

Luis Álvarez Santana es docente voluntario del Instituto Radiofónico Fe y Alegría- IRFEYAL en la Maná provincia de Cotopaxi en el Ecuador. Tiene más de 65 años de edad y está jubilado como profesor, su vocación para educar es de familia. El trabajo que realiza con las personas más vulnerables de la zona, hace que admire a las personas que vencen el temor a estudiar.

Luis nació en Quito, pero cuando conoció la ciudad de La Maná quedó encantado y gustoso de ver una tierra hermosa y próspera, vive hace 17 años en este lugar. “Nosotros tuvimos un estudiante que tenía más de 68 años, puso todo su empeño. Cuando no entendía tenía la tranquilidad de preguntar lo que no sabía. Para educarse no hay edad”.

Luis considera que las políticas educativas no están acorde a la realidad de las personas jóvenes y adultas, aún más en la pandemia por la carencia tecnológica y de conectividad en La Maná. “Estamos atentos a la situación del estudiantado para orientar. Admiro la fe y el interés de sacar adelante a la familia, aquí hay madres solteras que tienen fuerza para graduarse”.

Crédito de Foto: Contra Viento y Marea

Producción: Lola García, ALER - Ecuador con el apoyo de DVV International

#ContraVientoyMarea (1).jpg

Gina Marcela Díaz, tiene 42 años, es una mujer echa a pulso. Hace 5 años se graduó de la educación nocturna en el colegio Antonio José Uribe en Bogotá. Ella y sus hijos ingresaron a estudiar juntos.

Pasaron muchos años sin que Gina por la vergüenza, la pena y el temor pudiera estudiar, “desde niña tengo un problema con la tartamudez, fue una dificultad bastante grande para desenvolverme, hablar, obviamente me daba pena, no hablaba, no decía nada”.

Gina es madre cabeza de hogar de 6 hijos “Había dejado la idea de estudiar porque uno ya comienza sentirse viejo, como que ya no es para uno, a pensar que los demás estudien que uno ya no”.

Crédito de Foto: Contra Viento y Marea

Producción: Andrés Ramos, ALER - Colombia con el apoyo de DVV International