BannerContraVientoYMarea.jpg

#ContraVientoyMarea Es una campaña que difunde testimonios educomunicativos radiales desde experiencias inspiradoras de docentes y estudiantes en Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela en el contexto de la pandemia. Cuenta con 20 producciones educomunicativas que relatan experiencias, temores y alegrías del poder estudiar más allá de las dificultades en diferentes países de la región.

Este proyecto es parte del programa de Educación para Jóvenes y Adultos (EPJA), tiene como propósito contribuir a la inclusión educativa en América Latina y el Caribe. El equipo humano que trabajó en las entrevistas y producciones son:

  • Andrés Ramos: Colombia
  • Lola García: Ecuador
  • Andrés Javier Mamaní: Perú
  • Wirmerlys Villalobos: Venezuela

#ContraVientoyMarea(2).jpg

María Arjona es de Mérida del sector Vuelta de Lola, tiene 20 años, estudia en el Instituto Radiofónico Fe y Alegría -IRFA.  Para culminar el primero y segundo grado viajó a Caracas. Luego volvió a  su ciudad de origen para terminar la primaria. El mensaje de María es claro para las personas jóvenes y adultas que deseen seguir estudiando, querer es poder.

María nos cuenta que al segundo año del bachillerato, dejó de estudiar y empezó a faltar a clases, pronto se dedicó a trabajar. Luego fue madre y eso dificulta el continuar con sus estudios.

A los 16 años, María conoció a una amiga que estudiaba en IRFA y fue ella quien le recomendó continuar con sus estudios. “Me gusta mucho la flexibilidad, o sea que se amolda de cierta forma a la vida del estudiante, dando tiempo libre para uno poder dedicarse a la familia y sin abandonar los estudios. Nos ayudan a seguir”.

Crédito de Foto: Contra Viento y Marea

Producción: Wirmelys Villalobos

#ContraVientoyMarea.jpg

Ever Tafur Rojas, Director del CEBA Francisco Izquierdo Ríos del establecimiento penitenciario Bagua Grande en el Perú, nos cuenta sobre la educación que reciben las Personas Privadas de Libertad (PPL) donde es maestro.

Ever quería ser militar, a pesar de no tener vocación para ser maestro, conforme pasó el tiempo encontró ganas de enseñar desde que se relacionó con estudiantes. “Venimos brindando servicio educativo desde el año 2012, en el año 2015 presentamos un proyecto a la Ugel de Urcubamba para que la institución educativa sea netamente del Instituto Nacional Penitenciario con resolución de autorización”.

El sueño que tiene Ever es desarrollar educación técnica dentro del centro de rehabilitación, aunque las limitaciones en infraestructura dificultan este proyecto, además de la falta de presupuesto y apoyo gubernamental. Ever comprometido con la educación ha logrado apoyo de otras organizaciones para continuar con este sueño.  

Crédito: Contra Viento y Marea

Producción: Andrés Javier Mamani

UNICEF.png

En el Perú 18 millones de personas mayores de 15 años, no asisten a programas o centros permanentes de educación. La Población Económicamente Activa (PEA) es de 16 millones de los cuales, 12 millones son trabajadores informales, según Walter Quishpe, Director Nacional de DVV International en Perú.

En la actualidad más de 9 millones de personas jóvenes menores a 15 años no cuentan con educación completa, provocando desventajas en el ámbito laboral “La gobernanza en la educación tiene un enfoque transformador y popular que exige construir un sistema de trabajo con capacidad de decisión, liderazgo y esfuerzos dialógicos articulados con todos los actores de la EPJA (Educación para Personas Jóvenes y Adultas)” precisó Quishpe.

Para Quishpe, la educación de personas jóvenes y adultas debe ser responsabilidad del Estado, maestros, estudiantes y de la comunidad. DVV International ha implementado la gobernanza en la educación un sistema que podría superar las dificultades de la educación en el Perú.

Crédito de Foto: UNICEF

Producción: Andrés Javier Mamani

Web(1).jpg

 

Gladys Ortega vive en Puembo, está casada. Hace un año terminó el colegio en el bachillerato acelerado y va a la universidad. A sus 47 años tiene 2 hijas y una nieta. 

La vida de Gladys ha transcurrido en el empeño de estudiar y la necesidad de trabajar Yo nací en Quito, vivimos un tiempo por San Blas y luego fuimos a vivir por la Loma de Puengasí. Éramos dos hermanos, luego mi mamá se volvió a casar, tuvo  seis hijos y todos estudiábamos”.

Sus deseos era ser profesora, aunque su padre la obligó a estudiar corte y confección, el empeño de cumplir sus metas ha sido determinante. “Porque mi vida sí ha sido dura, pero en ese tiempo he conocido a mucha gente buena…. Ojalá cuando me gradúe  pueda invitarles y enseñarles mi título, esto es lo que yo más deseo”.

Crédito de Foto: Contra Viento y Marea

Producción: Lola García

#ContraVientoyMarea(1).jpg

Idalia Ospina es una mujer y lideresa social del resguardo Páez de Corinto, fue parte del Programa Resignificar la Vida, Un Camino Hacia la Paz, se graduó en la modalidad de educación de personas jóvenes y adultas, junto a 104 personas. Los y las participantes de este programa eran de 3 municipios distintos del Valle del Cauca, tuvieron dificultades, comenta Idalia “Había personas incluso que no sabían ni leer ni escribir, era un poco complicado estar a la par…pero dijimos que la idea era que todos estuviéramos allí, que pudiéramos entrar para que ninguno se quede”

La experiencia escolar de Idalia fue corta. Sin embargo, el participar en este programa fue una experiencia única “…porque dentro de eso se lograron crear unos lazos de familiaridad entre estudiantes y docentes, entre aprendientes y mediadores, era la forma en que nosotros le cambiamos el nombre más que todo a la educación tradicional, le cambiamos el nombre, también por educación popular”.

La Educación para Personas Jóvenes y Adultas elaboró proyectos de graduación que crearon conciencia entre los y las participantes, además para la comunidad del territorio que asistió a este programa fue importante estudiar porque dejaron de creer que la edad y el territorio son límites para estudiar. “Si tenemos la capacidad para salir adelante” expresó Idalia.

Crédito de Foto: Participantes Colombia

Producción: Andrés Ramos – Colombia