¡Presentes! memoria y justicia

[1] Fragmento de la canción 'Madres', de los Caballeros de la Quema (1998), banda de rock de Castelar.TRANSITO 1.jpg

EXPERIENCIAS INSPIRADORAS: Recoge la experiencia desarrollada por la emisora en relación con el juicio que llevó adelante el Tribunal Oral Federal N°5 de San Martín en Buenos Aires (Argentina) investigando y juzgando los delitos durante la dictadura de privación ilegal de la libertad agravada, tormentos y homicidios bajo la órbita del Primer Cuerpo del Ejército.

Esta experiencia resultó reconocida en el Concurso Contar para Encantar en el marco de la XV Asamblea General de ALER

Prisión perpetua de 25, 12 y 9 años a los genocidas” se escuchó por los parlantes y luego los aplausos y los abrazos. Fueron las palabras que el Tribunal Oral Federal N°5 de San Martín utilizó para sellar una lucha de más de 38 años. “Por los compañerxs que ya no están”, se repetía una y otra vez, mientras caía la tarde del 15 de julio de 2015.

TRANSITO 2.jpg

En la puerta del juzgado decenas de personas rodeaban los parlantes de una radio abierta que acompañó la jornada y acercaban sus oídos para escuchar con claridad lo que había tardado casi cuatro décadas en llegar: la sentencia a los represores por delitos de lesa humanidad cometidos en Argentina durante el terrorismo de Estado (1976-1983).

Cuando empezó el juicio veíamos que había un camino muy largo”, señaló Pedro Dinani, abogado querellante de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre. El juicio comenzó el 26 de marzo de 2014 e investigó los delitos de privación ilegal de la libertad agravada, tormentos y homicidios bajo la órbita del Primer Cuerpo del Ejército, donde también actuaron la 1ra. Brigada Aérea de El Palomar, la 7ma. Brigada Aérea de Morón y las Comisarías 1ra. de Morón, 2da de Haedo y 3ra de Castelar.

TRANSITO 3.jpg

“NUESTRA LUCHA LOS JUZGA, NUESTRA MEMORIA LOS CONDENA”

La exigencia de Memoria, Verdad y Justicia en Argentina inicia con la lucha de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo durante la dictadura cívico - militar. El 30 de abril de 1977 hicieron la primera ronda alrededor de la Plaza. Caminaban en círculo porque se había declarado el Estado de sitio y no podían reunirse, pero no estaba prohibido circular.

Existía necesidad de mostrar esta herida abierta en la sociedad argentina y no había micrófonos para hacerlo. En 1980 el dictador Jorge Rafael Videla emitía el Decreto Ley de Radiodifusión para controlar los medios de comunicación y censurar los contenidos con listas negras de libros, de música y de artistas. La circulación de la palabra fue reprimida, las ideas y las personas también.

Perder la Guerra de Malvinas en 1982 aceleró la caída de la dictadura cívico - militar y aceleró el llamado a elecciones. Un año después Raúl Alfonsín como presidente electo creó la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) para investigar las violaciones a los Derechos Humanos y en 1985 se juzgó a las Juntas Militares.

TRANSITO 4.jpg

El horror se hizo público y la cúpula militar fue condenada.

En esos años, nacieron las primeras experiencias de medios comunitarios y pronto la lucha de las Madres se convirtió en bandera de las radios comunitarias.

Nora Cortiñas es una de aquellas madres y vive a pocas cuadras de FM En Tránsito. En 1987 cuando la radio inició sus transmisiones, comenzaron las visitas de Nora para reclamar justicia por su hijo Gustavo y por los 30 mil detenidos desaparecidos.

Hace años que vamos a la plaza porque seguimos esperando justicia, seguimos luchando por la vida y por la libertad. Seguimos diciendo NO al punto final, NO a la obediencia de vida, NO a la impunidad”, decían las Madres de Plaza de Mayo- Línea Fundadora en 1988, para cuestionar las leyes del perdón que en ese entonces impedían juzgar al resto de los responsables del genocidio.

Un año después, el ex presidente Carlos Menem decretó los indultos para beneficiar a militares y guerrilleros, con el argumento de pacificar el país.

En la radio se escuchaba cantar la indignación: “Van en ronda acunada, tobillos cansados y ovarios de hierro, pariendo el coraje que nadie parió”[1]. Con la ronda de los jueves se consolidó un movimiento de Derechos Humanos que luchaba en las calles por la falta de justicia. Los medios comunitarios “crecíamos al compás de esa lucha”[2].

TRANSITO 5.jpg

CONSTRUIR LA CONDENA SOCIAL DESDE EL BARRIO

“Algo habrán hecho” era una de las frases que se escuchaba para justificar la represión. “Sí, algo hicieron, luchaban por una sociedad justa e igualitaria, querían transformar el país. Por eso se los llevaron. Hoy luchamos por sus mismos ideales”, decían las Madres, las Abuelas y desde 1995, también los Hijos y las Hijas[3]. Había una batalla cultural y social para dar. El relato represivo se había instalado y era necesario resignificarlo para construir la condena social.

En el año 2000, las organizaciones y el Municipio de Morón, crearon la Casa de la Memoria y la Vida, en el lugar donde funcionó el ex centro clandestino de detención y torturas Mansión Seré y se inició una política pública de recuperación de sitios de memoria en el país y Latinoamérica. Esa articulación entre el Estado y la sociedad civil potenció las acciones territoriales.

El escrache por ejemplo, es una acción para visibilizar a un represor o a un centro clandestino de detención”, explican en la radio quienes integran Hijos - Zona Oeste. “Si no hay justicia, hay escrache”, por eso fuimos a la puerta de la casa de Cecilio Abdenur, un represor que actuó en el Hospital Posadas.

También nos movilizamos a las comisarías 1° de Morón y 3° Castelar y al domicilio del represor Sergio Verduri en la ciudad de Ramos Mejía. Con banderas, pintadas, cantos, reclamo de juicio y castigo y organización, se avisa los vecinos que al lado de su casa está viviendo un genocida.

La radio era un megáfono que amplificaba las voces de esas organizaciones, pero con cada cobertura, el vínculo se consolidaba. Comenzamos a participar en las reuniones para construir los escraches, para armar los documentos de difusión y luego hacer los spots de difusión.

Dejamos de ser testigos y pasamos formar parte de esa red que avanza contra los delitos de lesa humanidad y contra la violencia institucional del presente: el gatillo fácil (asesinatos cometidos por fuerzas del Estado), la criminalización de la protesta, de la pobreza y las condiciones infrahumanas en las cárceles.    

TRANSITO 6.jpg

LOS JUZGA UN TRIBUNAL, LOS CONDENAMOS TODOS

El 20 de agosto de 2003, el Congreso de la Nación declaró la nulidad de las leyes de obediencia debida y punto final. Luego en junio de 2005 la Corte Suprema de Justicia dictaminó la inconstitucionalidad de las “leyes del perdón” y de los indultos.

Casi 20 años después, se reabrieron los juicios.

La noticia crece y se organiza. En 2009 los Hijos de la plaza comienzan su programa en la radio: Zona Oeste. Territorio en Rebeldía. Cinco años después nos propusieron participar del juicio: “Queremos hacer una radio abierta en la puerta del Tribunal”.

Cuando fuimos a cubrir la sentencia y compartir la radio, la calle estaba cubierta de banderas que reclamaban justicia.

La sensación que tengo es de haberme sacado una mochila de encima, porque pude verle la cara a los asesinos y demostrar lo que había sucedido”, relató después Nora Etchenique, ex detenida desaparecida de Mansión Seré, primer ex centro clandestino de detención y tortura recuperado en Latinoamérica, quien declaró bajo la mirada de los represores, para reconstruir, por primera vez en 37 años, el horror que vivió.

Nora tenía 21 años aquel viernes de sol de abril en 1977, cuando escuchó el grito: Fuerzas conjuntas, abran la puerta. Un operativo rodeaba su vivienda. Nora era militante en la Federación Juvenil Comunista y estudiaba medicina. “Nos llevaron a la Comisaría 1ra. de Morón. Mi viejo me dijo 'aunque te muelan a palos, mantené tu historia'. Él lo sabía porque era la tercera vez que lo detenían por ser dirigente del Comité Central del Partido Comunista.

Lo que recuerdo es que escuchaba el sonido de una avenida muy transitada y de un tren” cuenta Nora. “Desde un baño pude ver un tanque de agua".

En el 1984, “abro el diario La Voz y veo un artículo con la fotografía de una vieja casona. El titular decía 'Aquí torturaban y asesinaban'. Empecé a llorar. Estaba con una amiga y le dije 'allí estuve'”. 28 años después Nora regresó al predio ex Mansión Seré.

En el juicio "se ventilaron por primera vez las violaciones y los abusos sexuales y se juzgaron como delitos específicos", resaltó Zoraida Martin, ex detenida desaparecida. "Yo era militante de la Unión de Estudiantes secundarios a los 14 años. Siento que el tribunal me escuchó a mí y a mis compañeras", reflexionó Adriana Martin, sin soltar la mano de su hermana.

Además de las banderas estaba el vallado de seguridad empapelado con fotografías de desaparecidos. Eran decenas de personas que necesitaban cerrar una etapa individual y colectiva.

Nos informaron que cerca de las 16 hs., el Tribunal daría a conocer la sentencia, pero desde la puerta no podíamos escuchar el veredicto. Como el juicio se transmitía por internet pedimos celulares con buena conexión para poder transmitir y que todos escucharan. Nos conectamos. La calle enmudeció. Cada palabra del juez rebotaba en las paredes de la cuadra.

TRANSITO 7.jpg

El Tribunal condenó al ex Brigadier Miguél Ángel Osses, a los ex cabos primero Daniel Alfredo Scali y Marcelo Eduardo Barberis, al ex cabo y ex auxiliar de la Fuerza Aérea Héctor Oscar Seisdedos, y a los ex Brigadieres Hipólito Rafael Mariani y César Miguel Comes, al ex comisario Néstor Rubén Oubiña y al ex cabo Felipe Ramón Sosa, el único que pidió perdón en su declaración.

Afuera la multitud estallaba en aplausos. Adentro los jueces nos escuchaban y pedían silencio para continuar.

Vamos por más”, dijo Oscar Arquez, ex detenido desaparecido de Mansión Seré. Entonces se armó una ronda y el micrófono empezó a pasar de mano en mano.

Adriana Martin recordó a sus compañeros de celda: “...por Tacho, Nana, Posi, Lolo y la Tucu. A ellos les arrancaron la vida, con mi testimonio contribuí a que se haga justicia.”

Seguimos exigiendo que se abran los archivos”, dijo Nora Cortiñas.

"Por nuestros jóvenes porque sin ellos esto no se hubiese hecho”, expresó Alejandra López de la Asociación Seré por la Memoria y la Vida.

El Nunca Más es una frase estéril si no sembramos lo que fue la historia reciente en las nuevas generaciones”, sostuvo Hermann Von Schmeling, hijo de desaparecidos y ex funcionario de la Dirección de Derechos Humanos de Morón.

Mientras, en la radio sonaba Rajá Rata[4] y los genocidas eran retirados esposados, se gritaba ‘treinta mil compañeros detenidos desaparecidos, ¡presentes!’

PD: PERO LA LUCHA DE LOS DERECHOS HUMANOS NO TERMINA

Desde la reapertura de los juicios, fueron condenados 622 genocidas. Durante 2016, están previstos 15 procesos judiciales que involucran a 280 represores.

Quizás por eso, el 20 de noviembre de 2015, dos días antes de las elecciones presidenciales, la Casa de la Memoria amaneció con una pintada: “El 22 se termina el curro[5]”, una frase basada en los dichos de Mauricio Macri, candidato entonces y hoy presidente, quien había declarado sobre los Derechos Humanos: “Con nosotros, todos esos curros se acabaron”.

Apenas comunicamos la noticia, vecinos y vecinas empezaron a llamar a la radio: “Estoy dolida por lo que pasó. Porque en estos años se hizo mucho. Quería expresarlo porque para eso está la radio. Hay una parte de la sociedad que no quiere esto”, dijo Natalia. “Estoy preocupado por esta situación. Es una acción de personajes cobardes que tienen miedo que sigan avanzando los juicios. Nosotros como vecinos de Morón tenemos que estar más unidos que nunca en la defensa de la vida, la justicia y la verdad”, sostuvo Pablo.

También se comunicaron sindicatos, concejales, diputados y por supuesto, los organismos de Derechos Humanos.

Una vez más, la respuesta fue colectiva: un abrazo a la casa, una radio abierta y sobre la pintada “el 22 se termina el curro”, surgió un mural que resignificó la historia: “La lucha no se termina.”

Crédito: Belén Tenaglia y Romina Coluccio[6]

Para leer más puedes acceder al Libro Siembras del buen vivir: Entre utopías y dilemas posibles. ALER, Asociación Latinoamericana de Educación y Comunicación Popular (2016). Quito – Ecuador

[1] Fragmento de la canción 'Madres', de los Caballeros de la Quema (1998), banda de rock de Castelar.

[2] Título del texto de Nora Cortiñas en el libro “Retumba” que relata los 25 años de FM En Tránsito.

[3] Otro movimiento de derechos humanos que se sumó a la exigencia de esclarecer la vulneración ocurrida durante los años de las dictadura.

[4] Fragmento de la canción 'Madres', de los Caballeros de la Quema (1998), banda de rock de Castelar.

[5] Curro: Actividad irregular o delictiva por la que se obtiene dinero.

[6] Integrantes del equipo FM En Tránsito, Buenos Aires – Argentina. https://www.facebook.com/fmentransito/ 

 

Ejes temáticos
País